Archivo de la categoría: crowdsourcing

Crowdsourcing

En aurora project utilizamos mucho el término “crowdsourcing”. Decimos que el cáncer es un problema de todos lo suficientemente importante como para no delegarlo y que nos tenemos que organizar nosotros mismos para alcanzar nuevas metas. También decimos que el crowdsourcing es el medio por el que posibilitamos que la gente se implique en la investigación contra el cáncer en general y contra el cáncer infantil en particular. Además, solemos usar éste término mejor que el término “crowdfunding” más centrado en la obtención de financiación.

Pero ¿qué es eso del “crowdsourcing”? Si te digo la verdad, me cuesta trabajo explicar en qué consiste éste término y entiendo la cara de incredulidad de las personas a las que intento explicárselo. Según la wikipedia, se trata de

… impulsar la colaboración en masa, posibilitada por las nuevas tecnologías (como la Web 2.0), para así lograr objetivos de negocios o eventualmente propuestas sociales.

La misma wikipedia señala que el término genera controversia.

A veces, un ejemplo permite ilustrar claramente un determinado concepto. Sirva, entonces, como ejemplo para ilustrar el concepto “crowdsourcing” y su potencial el que ayer cayó en mis manos vía @microsiervos

Ahora que ya sabes que es eso de crowdsourcing ¿crees que seremos capaces de aplicarlo a la investigación contra el cáncer infantil? ¿nos ayudas?

Anuncios

unoentrecienmil.org: 75.000€ para investigación

Nuestro proyecto, Aurora Project, parte de una serie de principios que, evidentemente, no son exclusivos. Hay otros proyectos en los que nos vemos reflejados ya que comparten en mayor o menor medida esos principios. Uno de esos proyectos es unoentrecienmil: unoentrecienmil nace “en el mundo” con la vocación de cambiarlo. El beneficio de sus actividades se destina la investigación contra la leucemia infantil. Sus herramientas: la creatividad, la innovación, la comunicación y la tecnología.

logo unoentrecienmil

Nuestros amigos de unoentrecienmil hoy han publicado las bases para convocatoria del proyecto Corre 2013 e inician la recaudación para el 2014. El anuncio incluye la cifra que se va a destinar a investigación y que asciende a la nada despreciable cantidad de 75.000€.

De los principios que compartimos con unoentrecienmil quiero destacar dos:

1) Foco en la pequeñas aportaciones. La base del proyecto Corre es la aportación en forma de SMS que suponen un coste de 1,2€ que van íntegramente al proyecto (¡75.000€ en aportaciones de poco más de un euro!).

2) Crowdsourcing: permitir que la gente se involucre en la medida que estime oportuno y aporte su granito de arena. Hoy mismo preguntaba, vía twitter, a Maite Lama en este sentido por aquellas colaboraciones tal vez más interesantes:


Captura_de_pantalla_02_01_14_19_12

En la conversación Maite hace referencia a la presentación que puedes ver a continuación. No tiene desperdicio y merece la pena que le dediques 10 minutos.

Nosotros mismos también colaboramos con unoentrecienmil el la edición 2013 del Cross Batalla de Munda montando un punto de información del proyecto unoentrecienmil:

El gran @RodriNTP con su dorsal impreso en nuestro punto de información unoentrecienmil

El gran @RodriNTP con su dorsal impreso en nuestro punto de información unoentrecienmil


Voluntarios en el punto de información de unoentrecienmil

Voluntarios en el punto de información de unoentrecienmil

¡Buen trabajo unoentrecienmil!

Entrevista en Córdoba Tevé

Esta mañana han estado Pepe Roldán (@peperoldan) y José Carmona (@jose_carmona) en los estudios del programa Córdoba Tevé hablando de investigación contra el cáncer, de aurora project, de #600descalzos, de #batallaMunda14, etc.

Ahí va el vídeo:

¡Muchas gracias a todo el equipo de PTV Córdoba por la entrevista!

¿Que os parece? ¿Se entiende el mensaje que se ha intentado transmitir?

Video promocional para #600descalzos

En aurora project queremos aplicar el crowdsourcing a la investigación contra el cáncer infantil. Entre todos vamos a buscar soluciones. Además, queremos proponer ideas para que cada cual se involucre en la medida que lo estime oportuno, aportando su granito de arena en aquellas facetas en las que pueda sumar.

Rodando El Cosmonauta (por Miki Ávila)

Rodando El Cosmonauta (por Miki Ávila)

Además, estamos convencidos de que el video es la forma más directa y eficaz de transmitir ideas a través de internet. En este sentido nos gustaría construir algunos videos promocionales de #600descalzos de corta duración (de 30 segundos a un minuto).

Tenemos algunos guiones que puedes encontrar en nuestro tablero de trello.com, en la correspondiente “tarjeta” de la tarea.

Buscamos la mejores ideas. Los videos deben mezclar investigación contra el cáncer infantil, solidaridad y correr descalzo. Puedes ver ideas en el “crowdstorming” que tenemos en Prezi. También buscamos los mejores profesionales y los mejores aficionados (¡vosotros!). Tampoco nos vendría mal localizar equipo profesional.

Necesitamos: más ideas, más guiones, actores / actrices, operadores, peluquería, maquillaje, etc.

¿Te apetece participar en la creación de los vídeos? ¿Tienes alguna idea? ¿Puedes prestarnos tu equipo? Coméntanos tu propuesta en el blog / twitter / Facebook. Pero tendrás que darte prisa porque queremos aprovechar los días de navidad.

¡Será divertido!

Crowdstorming sobre #600descalzos

Esta mañana hemos estado cerrando el crowdstorming (tormenta de ideas colectiva) sobre #600descalzos en un hangout en el que hemos hablado de dorsales, presupuestos, ideas, etc.

En el hangout han participado Ana Espino, Pepe Roldán y José Carmona.

ideas para #600descalzos

Estamos trabajando #600descalzos recopilando las mejores ideas. ¿Cómo? hemos abierto un plazo para la recogida de ideas sobre un prezi (haz click en la imagen):

Ideas en Prezi

Enlace con Brainstorming de #600descalzos en Prezi.com

Como puede verse tenemos un buen conjunto de ideas. Queremos más. Nos hemos dado de plazo esta semana para recopilar ideas. Si quieres participar, no tienes más que poner un comentario en este post y yo me pongo en contacto contigo por correo y te otorgo acceso al prezi. El próximo sábado realizaremos un hangout, comentaremos el prezi y seleccionaremos las mejores ideas.

Una de nuestras frases preferidas en aurora project es que

las mejores ideas son las que aún están por llegar

¡Anímate!

#600descalzos en Montilla Televisión

Noticia en Montilla Televisión a propósito de la presentación de #600decalzos. El gran Pepe Roldán explica en qué consiste aurora project.

#DonaMédula

Yo Doy

Yo Doy

El pasado 28 de septiembre se celebró conjuntamente en España, Francia e Italia el día Internacional del Donante de Médula Ósea. Se trata de una iniciativa de la Alianza de Trasplantes del Sur, que tiene como objetivo agradecer a todos los donantes su generosidad y concienciar a los ciudadanos sobre la importancia de la donación de médula ósea y sangre de cordón umbilical.

Hay dos aspectos que, desde Aurora Project, queremos reseñar en este post:

El primero es que, como bien indica el Plan Estratégico de Donación de Médula Ósea de la ONT, “La información a los donantes es un pilar básico… Los donantes deben tener la posibilidad de acceder a una información veraz sobre la donación de médula ósea y sangre periférica, haciendo especial énfasis en los mínimos riesgos para el donante y en los beneficios para el receptor, así como que la donación es altruista y para cualquier paciente que sea compatible y necesite un trasplante”. Efectivamente, creemos que si no hay más donantes en España es porque no se conoce ni la posibilidad de donación de médula ni lo sencillo del procedimiento de donación. Prueba de ello es que, a pesar de que España es una país tradicionalmente solidario en asuntos de donación, sin embargo nuestras cifras de donantes de médula no son gran cosa.

El segundo aspecto a reseñar es la capacidad de organización espontánea de la sociedad mediante redes sociales, en este caso alrededor de #DonaMédula. En Aurora Project estamos muy interesados en este tipo de fenómenos, los seguimos y los analizamos para aprender de ellos. Como digo, se trata de un movimiento en redes sociales no centralizado, con presupuesto 0€, que fué iniciado por el colectivo PelonesPeleones y al que se han sumado muchísimas personas de forma individual o en colectivos como el caso de Médula para Mateo. El conjunto de personas al que nos referimos es heterogéneo apoyando diferentes memes (#DonaMédula, #MédulaparaMateo, #Médulaparatodos, #M4M, #donavida, etc.) pero con el mismo objetivo: concienciar sobre los indudables beneficios de la donación de médula y de la sencillez del proceso. Alguna acciones:

  • Médula para Mateo ha montado una completa galería de fotos de famosos apoyando la causa. Las primeras fotos fueron solicitadas directamente. A partir de un momento, las fotos comenzaron a llegar de manera espontánea.
  • El 21 de septiembre se organizó jornada conjunta Hispano-Argentina de información a pie de calle. Es España la jornada se tradujo en más de 400 personas de 27 ciudades repartiendo información en plazas y calles. En Argentina, a pesar de que el tiempo no acompañó, se repartieron sobre 16.000 folletos informativos. Tanto en España como en Argentina, la acción traspasó las redes sociales y tuvo eco en los medios de prensa tradicionales.

Los diferentes mensajes de donación de médula continúan moviéndose por las redes sociales. Basta con hacer una búsqueda en twitter de la palabra “médula” para comprobarlo.

Como decía antes, las cifras de donantes de médula en nuestro país no son, ni con mucho, las deseables. Sin embargo, la propia ONT ha puesto de manifiesto una tendencia al alza en las cifras de nuevos donantes. Dado que no hay ninguna campaña activa de promoción de la donación de médula de ningún organismo oficial (salvo la Fundación Josep Carreras que también está basada en redes sociales), debemos pensar que nos encontramos ante la repercusión de las diferentes acciones de #DonaMédula.

Resumen de los datos ofrecidos de Donación de Médula por la ONT:

  • El registro mundial cuenta con 22 millones de donantes.
  • De esos 22 millones, sólo 125.948 son españoles (¡menos de un 0,3% de la población!).
  • De esos, 19.075 corresponden a donantes captados este año (¡el 15%!).
  • A 31 de agosto, la cifra de donantes ya supone un incremento de un 22% sobre el total de donantes del año pasado.

En conclusión: es indudable que Internet y las redes sociales hacen posible la organización ad-hoc de la gente para la consecución de objetivos concretos. En Aurora Project estamos convencidos de ello y creemos que #DonaMédula es un claro ejemplo.

No puedo terminar esta entrada sin hacerte una pregunta directa: ¿Ya eres donante de médula? ¿A qué esperas? Te recomiendo el Documental “La Fleur” de la Fundación Josep Carreras. Te resolverá todas las dudas que puedas tener.

El Cosmonauta

Permitidme empezar con un poco de poesía:

Ella me abrazaba con su cuerpo desnudo.
Observamos el paraiso
cuyas hojas son, por fin, verdes y cálidas.

Nadie nos rescata,
nos dan por desaparecidos.

El alfabeto en cirílico
acaba por no decirnos nada.

Este fragmento de “El archipiélago (soñado)” perteneciente a “Poética para Cosmonautas” de Henry Pierrot, es un pequeño libro de poesías que ha resultado clave en la elaboración del guión de la película “El Cosmonauta”.

El Cosmonauta es unos de los proyectos españoles más apasionantes de los últimos años y referente mundial en crowdfunding. Se trata de una película ambientada en 1967 cuando Stan y Andrei, dos jóvenes amigos, llegan a la recién construida Ciudad de la Estrellas, donde los primeros cosmonautas se entrenan para ir al espacio y donde se libra una carrera contra reloj para batir a los americanos por la soberanía del espacio. Stan y Andrei vivirán de primera mano las intrigas políticas, las luchas de poder y los éxitos y fracasos de la majestuosa Unión Soviética en algunos de los mayores logros del siglo XX. Pronto conocerán a Yulia, una técnico de comunicaciones con la que entablarán una profunda amistad que siempre rozará los límites del amor pero sin llegar a consumarse.

Crowdfunding

El Cosmonauta no es una pelicula convencional. Aquí no se trata de la típica producción de un estudio que crea una obra para obtener rentabilidad mediante un ciclo de vida que implica su distribución en cine, luego en DVD, y acabar finalmente en televisión. Hay un cambio de paradigma. Los espectadores ya no están al final de la cadena adoptando un papel pasivo. Internet ha posibilitado que ahora puedan participar en el proceso de creación y financiación de la película. Pero para ello ha sido necesario alcanzar cierta “masa crítica”, la formación de una comunidad de seguidores, que a través de la red se han visto atraídos por una idea sugerente de la que han decidido formar parte. Una vez conseguido esto, el proyecto es llevado en volandas por la propia comunidad. Y aquí es donde está la gracia del asunto: ya no se trata tanto de obtener un producto final cerrado, una película, sino de que todos los componentes de la comunidad puedan participar en el universo de la historia, disfrutar el proceso de su creación, sentirse parte de él. De hecho, el material de la película está disponible bajo licencia Creative Commons para ser editado por los seguidores que así lo deseen. Cada cual se puede montar su propia versión de El Cosmonauta. Y desde 2 euros, se puede ser productor del metraje y aparecer en sus créditos (los más largos de la historia del cine, supongo), además de tener ventajas en la compra del merchandising. Si se invierten más de 100 euros ya se tiene derecho a recibir una parte de los beneficios que genere la película, en proporción a lo invertido. El proyecto tiene más de 5.700 productores que han aportado una media de 6,7 euros y más de 500 inversores, que han entregado sumas que varían entre 100 y 50.000 euros.

Save The Cosmonaut

Uno de los momentos más apasionantes del proyecto se produce en mayo de 2011. Es el momento de comenzar el rodaje en Letonia. Los billetes comprados, todo el equipo preparado. Es el momento de hacer uso de los 120.000 euros comprometidos por un co-productor Ruso. Todo se hunde cuando el co-productor comunica que no puede afrontar el compromiso por falta de liquidez. Todo se desmorona. Reunión de urgencia: caras largas, ánimo por los suelos. Hay que buscar una solución. En ese contexto se decide hacer un llamamiento a la comunidad, bajo el eslógan “Save The Cosmonaut”. El equipo hace números una y otra vez afilando el lápiz, buscando esa “solución soviética”, buscando el mínimo imprescindeble para poder continuar. Al final se llega a una cifra: 40.000 euros. La respuesta de la comunidad es prácticamente inmediata: en sólo 9 horas se habían alcanzado los 20.000 euros, la mitad de lo solicitado. En 3 días más de 500 personas habían aportado 130.000 euros, lo cual constituía un récord mundial sin precedentes.

Reflexiones

¿Podemos sacar alguna conclusión del episodio anterior? Parece evidente que la resolución del problema de financiación planteado, en tan breve lapso de tiempo, por parte de la comunidad de seguidores viene a demostrar la fuerza que pueden tener los colectivos que se organizan a sí mismos para sacar adelante proyectos en los que creen y con los que se sienten identificados. Una vez más, la colaboración gana a la competición. El proyecto El Cosmonauta jamás hubiera sido posible sin la existencia de Internet. Sin la red, nunca se habría formado la comunidad de personas que vienen apoyando e impulsando el proyecto, que lo han salvado cuando ha estado en serios apuros y con su futuro comprometido. Una comunidad que se mantiene cohesionada y en contacto continuo a través de las redes sociales. Su cuenta en Twitter (@el_Cosmonauta) tiene más de 5.600 seguidores, muchos de ellos amantes del cine, incondicionales del proyecto, emocionados con la posibilidad de participar de una forma u otra en una película cuya temática y estética es coincidente con sus gustos.

Pero El Cosmonauta es algo más que una película. No es simplemente ir al cine, sentarse con un paquete de palomitas y disfrutar de la proyección. Es mucho más. Es saber que algo de esa película es tuyo. Que formas parte de algo grande y hermoso. Es como cuando cocinas a fuego lento. Puedes ayudar aportando algo, a lo mejor añadir un poco de sal. Puedes ver cómo se cocina y te vas recreando en la expectativa del producto final. Si el cine es una fábrica de sueños, El Cosmonauta es un gran sueño compartido.

El Cosmonauta y Aurora Project

El Cosmonauta se está convirtiendo día a día en una realidad gracias a la colaboración de su Comunidad. Ahora la pregunta es: ¿es posible el mismo modelo o un modelo parecido para sacar adelante proyectos de investigación contra el cáncer? Nosotros creemos que sí. Pensamos que existen muchas personas interesadas en que esos proyectos se lleven a cabo, que se van a sentir involucradas en la propuesta, que van a tejer los lazos que forjen una comunidad con un interés muy claro, acabar con el cáncer por el único medio que parece posible, la investigación. Sabemos que no será fácil conseguirlo, pero queremos intentarlo. La causa lo merece. Gracias a El Cosmonauta. Gracias por inspirarnos.

Foldit

Captura de pantalla del programa de Foldit.

Captura de pantalla del programa de Foldit.

Había oído hablar de Foldit, tenía una vaga idea de lo que era, pero como quería escribir una entrada en el blog, tenía que conocerlo de primera mano. Así que entré en su sitio web (fold.it). Lo primero que vi fue que estaba todo en inglés. Bueno, si lo habían desarrollado gente de la Universidad de Washinton entraba dentro de lo lógico. Comencé a leer la descripción del proyecto y decidí bajarme el programa. Suelo ser muy paranoico con lo que instalo en el ordenador, pero en este caso, supuse que al ser noble la causa, el software estaría libre de virus y troyanos. Apenas comencé a usar la aplicación ya estaba perdido. Al cabo de un rato cuya duración no supe precisar, miré el reloj. ¡Llevaba hora y media con el jueguecito!

Bueno, creo que me estoy explicando fatal, empiezo por el principio. La vida, eso tan complejo y tan valioso, tiene una base química, unos elementos que la constituyen: las proteínas. Las proteínas son los ladrillos con los que se forma el cuerpo humano, el de los animales, las plantas. Las proteínas son moléculas, muy complejas, todo hay que decirlo. Podemos imaginarlas como una figura enrevesada hecha de piezas de Tente o Lego. En estos juegos, la cantidad de tipos de piezas es limitada. En el caso de las proteínas ocurre lo mismo: sólo hay 20 componentes que, mezclados convenientemente, dan lugar a la infinidad de proteínas que existen. Estas piezas se llaman aminoácidos. Quizá hayas oído hablar en algún anuncio de que tal o cual alimento tiene “aminoácidos esenciales”. De los 20 que existen, algunos no puede fabricarlos el cuerpo y tenemos que tomarlos por la alimentación: éstos son los esenciales. Es muy importante disponer de todas las piezas para que el organismo pueda crear cualquier tipo de proteína que necesite en cada momento. Y es que estas moléculas, las proteínas, se encargan de que la vida funcione. Hay proteínas que disparan y regulan reacciones químicas fundamentales (enzimas), otras regulan el metabolismo de las células (hormonas). Hay una muy importante que da el color rojo a la sangre y tiene como misión transportar el oxígeno a las células: la hemoglobina. Cuando virus o bacterias nos atacan, nuestro sistema inmunológico les “dispara” anticuerpos, que no son más que proteínas.

Bien, después de todo el rollo anterior, tendremos ya la idea hecha de la importancia que tienen las proteínas en los procesos vitales. Bueno, pues ahora viene lo realmente interesante. Las proteínas tienen formas barrocas y retorcidas, los aminoácidos que las forman se enroscan entre sí por una parte, están unidos aquí, separados allá. A continuación, hay una representación de una molécula de hemoglobina:

Estructura molecular de la hemoglobina

Estructura molecular de la hemoglobina

Bueno, pues lo que sigue es fundamental. Tan importante como la composición de la proteína, es decir, de los aminoácidos que la forman, es su estructura y disposición en el espacio. Si retorciéramos ligeramente una proteína por alguno de sus puntos, si la desfiguráramos en alguna de sus partes, su funcionamiento sería completamente distinto, quizá dejaría de ser útil, incluso podría volverse nociva para el organismo. Cuando pasamos una enfermedad contagiosa, nuestro cuerpo la ha vencido porque ha fabricado los anticuerpos que “encajan” con esos virus o bacterias y lo mejor de todo, se ha quedado con la receta de su fabricación. Por eso decimos que no nos volveremos a poner malos de lo mismo, porque “ya hemos pasado esa enfermedad”. Si esas proteínas, esos anticuerpos, tuvieran otra forma, ya no “encajarían” con los bichos malos, y éstos camparían a sus anchas.

Sigamos la historia poniendo un caso concreto. Hay una familia de virus con muy mala leche que se llaman retrovirus. Pueden ser responsables de ciertos tipos de cáncer o del SIDA. Uno de estos virus tiene una proteína encargada de hacerlo madurar y proliferar, por decirlo de una forma sencilla. Los científicos lograron determinar su composición, pero lo que les costaba trabajo (parece que esto es muy complicado) era conocer su forma, su estructura en 3D. Conocer esa forma, por lo que hemos explicado antes, es conocer el funcionamiento y la posibilidad de desarrollar fármacos específicos que lo anulen. De esta forma, el virus dejaría de prosperar y las defensas del cuerpo se lo “comerían con patatas”.

La Naturaleza, si puede elegir entre dos formas posibles, siempre elegirá la que menor coste de energía le suponga, la que más estabilidad tenga. Por ejemplo, una botella de plástico boca abajo apoyada en el suelo, tarde o temprano terminará por caer y quedará de lado: al final, ha acabado en la forma más estable posible. De la misma forma, las proteínas se plegarán de tal manera que su energía sea mínima y su estabilidad máxima. Además, existen reglas que no se pueden eludir, las leyes de la Física y la Química. Por ejemplo que los átomos que forman la molécula no pueden chocar.

¿Por qué no darle estas directrices a un ordenador y que calcule la forma de la molécula? Bueno, un ordenador calcula muy rápido pero no es inteligente. Su forma de abordar la resolución de problemas es mediante el método de ensayo y error. Es decir, probando posibilidades. Y hay tantísimas formas en que la proteína puede doblarse y retorcerse que calcular la que tendría menor energía o mayor estabilidad tardaría una vida, literalmente.

Y aquí es donde entra en juego Foldit. Este juego permite que las personas apliquen su intuición para resolver problemas y puzzles en la determinación de la forma de una proteína de un retrovirus. O de la proteína que juega un determinado papel en el desarrollo del cáncer. O de otra enfermedad. Cada caso, es propuesto como un puzzle distinto. Los usuarios pueden registrarse en fold.it y formar grupos. El juego va otorgando puntos en función de la forma en que se va plegando cada proteína, más puntos a medida que la forma es más factible, tiene menos energía. Obviamente, el juego traslada las reglas físicas y químicas al ámbito geométrico: si dejamos mucho espacio entre dos ramas aparece una esfera roja en medio que nos indica que hay demasiado espacio vacío, es decir, se está desperdiciando energía con esa configuración.

¿Y esto funciona? Lo cierto es que el pasado 18 de septiembre de 2011, los jugadores de Foldit encontraron la estructura de la proteína de un retrovirus similar al del VIH. Tardaron tres semanas en hacerlo. Un ordenador, mediante pruebas sucesivas, habría necesitado muchos años.

Y esto es lo asombroso. Personas corrientes, que no tendrán probablemente en su inmensa mayoría conocimientos científicos avanzados, jugando a un juego que sigue unas determinadas reglas, son capaces de resolver un problema científico que traía de cabeza a los investigadores. Éstos hicieron el “trabajo sucio” de trasladar a un ámbito geométrico un problema bioquímico. La mayoría de nosotros no tenemos ni idea de conceptos como “puentes de Hidrógeno” o “cadenas polipeptídicas”, pero sí somos capaces de mover formas con un ratón para intentar resolver un puzle.

Si los investigadores que están luchando contra el cáncer o contra cualquier otra enfermedad, son capaces de saltar el abismo que existe entre ellos y la gente en general en lo que a formación científica se refiere, si son capaces de trasladar a un lenguaje comprensible por la mayoría los términos de un problema biológico complejo, ese problema continuará siendo complejo, pero estará ya en un dominio accesible a cualquier persona y, esto es lo fundamental, cualquier persona podrá aportar su ayuda en la resolución de dicho problema. Escribe el problema en un lenguaje apropiado, y sobrarán mentes dispuestas a ayudar a resolverlo.